sábado, 31 de mayo de 2014

LOS DISTINTOS TIEMPOS DE SUS NOMBRES Y RÓTULOS


El tejido urbano de Arucas fue definiéndose y ampliándose de forma progresiva a partir del siglo XVI y a medida que crecía sus vecinos precisaban identificar las calles, siendo en un principio siguiendo las pautas primarias de la ciencia toponímica, y así la memoria colectiva las identificaba relacionándola con el vecino u ocupación que más notoriedad tenía dentro del colectivo, sin necesidad de rotular las mismas.

En el más antiguo de los tiempos históricos tras la incorporación de Canarias a la Corona de Castilla, respondiendo al ideario político de los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla en particular, se seguía un modelo de implantación territorial en la conquista de los nuevos territorios de Canarias y América, o en la reconquista de los ocupados por el Islam. Se concretaba en identificar los lugares, villas y ciudades, plazas, calles y caminos que fueran propiedad de la Corona con el adjetivo de "REAL" que luego se sustantivaría, llegando incluso a definir los modelos de la Plaza Mayor para ubicar y concentrar en torno a la misma todos los poderes.

Tal obligado calificativo de "REAL" se realizó desde su política de claros tintes anti-nobiliarios, acotando el poder de los Señoríos tras la triste experiencia de crecientes tensiones sociales que se habían producido durante el reinado de su hermano y antecesor Enrique IV, y con ello fortalecía el concepto del realengo, de que la jurisdicción y administración correspondía a la Corona.

Concentrándonos en el caso de Arucas, y más concretamente en su Casco Histórico, al retroceder en la denominación de algunas calles llegamos a encontrar que varias en la antigüedad eran conocidas o denominadas como "CALLE REAL". Y es así. porque el primer tejido urbano de Arucas creció a los márgenes del "CAMINO REAL".

Su itinerario, como bifurcación del CAMINO REAL DEL NORTE, de la Ciudad Real de Las Palmas a Gáldar, nacía aproximadamente en los Cardones, penetraba por el Hornillo a la Hoya de San Juan, seguía por el trazado de las actuales calles de La Salle, Juan de Dios Martín y Marqueses de Arucas. Al final de ésta, intercedía con la calle central del antiguo entramado urbano que era la calle San Juan, continuaba por la actual calle León y Castillo y Francisco Gourié que era el camino hacia el lugar "de Arriba" por el Cerrillo hacia el "CAMINO DE LOS INGENIOS".

A partir de la actual Plaza de La Constitución, por el trazado que tiene la hoy llamada calle Barranquillo se iniciaba un CAMINO DE HERRADURA que, rodeando el CERCADO DE SAN SEBASTIÁN propiedad del Mayorazgo de Pedro Cerón, actual Parque Municipal y el suelo protegido para su ampliación, por la Acequia Alta en el camino que comienza en los lavaderos se llegaba hasta el Árbol Bonito para enlazar nuevamente con el Camino Real del Norte en la Cruz de Pineda.

En los primeros tiempos alguna explicación tuvo que el CAMINO REAL no discurriera por la actual calle Pedro Marichal. Posiblemente, porque eran tierras de propiedad privada o porque la cota de la calle Marqueses de Arucas facilitaba una mejor accesibilidad a la zona del TABAIBAL donde se ubicaban las cuevas de habitación de la gran mayoría de los estantes en el lugar. En cualquier caso es sabido que la calle Pedro Marichal está construida en una fuerte rampa sobre el lugar después conocido como CAPELLANÍA GRANDE, el actual aparcamiento público a la entrada de Arucas, de mucho mayor tamaño por las agregaciones de bienes que hicieron sus distintos patronos o poseedores. La hipótesis del cronista de que la procesión del Corpus de 1555 (ZAMORA SÁNCHEZ, J.: La Obra del Cronista, compilación de Juan Zamora Maldonado, Las Palmas de GC, 2003, p. 304) discurriera por la calle EL SOL, hoy Pedro Marichal, es más producto de su buena pluma, que de la historia misma, pues igualmente reconoce que no se tienen noticias documentadas de la parroquia hasta 1656. En la fotografía de Leopoldo Prieto de 1927 en los archivos de FEDAC puede apreciarse la distinta alineación de las antiguas casas de la margen derecha y su diferencia de nivel.

Tras esta recreación del histórico CAMINO REAL, defino los tiempos en que el callejero histórico fue adoptando denominaciones y luego rotulándolas, y todo ello en función de los hábitos que imperaron en el pasado en la denominación y rotulación de calles, que nos permite afirmar que todo se condensaría en modismos de épocas o tiempos diferenciados, que conforman modelos o patrones seguidos en cada tiempo. 

1. El primero sería el tiempo inmediato a la Conquista, el llamado Antiguo Régimen (de la propiedad), posiblemente el más puro dado el pequeño tamaño del entramado urbano, donde además de concurrir la ancestral fórmula de identificar el CAMINO REAL en cuyos márgenes se iniciaban las urbanizaciones de las poblaciones, se identificaban los TABAIBALES de las tierras de realengo que serían ocupadas ilegalmente pero en cierta medida consentida, y los nombres de calles y plazas cuya nombre popular se debía a las circunstancias de personas estantes en el lugar, donde eran conocidas por su apellido o por su oficio, o por circunstancias físicas concretas de la calle y aquello que la misma sugería a los vecinos. 

2. El segundo grupo, a partir del siglo XVIII, es en el que surgen nombres vinculados a la advocación a algún santo, o que identifican el lugar, o por proximidad o localización. 

3. El tercer tiempo, en la segunda mitad del siglo XIX ya extinguido con la desamortización el Antiguo Régimen (de la propiedad), los ya caducos ayuntamientos creados por Carlos III van a alcanzar una corporación electa con la Constitución de Cádiz en 1812, que aún siendo el comienzo del liberalismo, son los intereses económicos que detentan el poder los que reconocerán con los rótulos los esfuerzos en su favor, que afectan también al interés general. 

4. La etapa republicana, de 1931 a 1936, comportaría una elevación de los valores humanos que se traslada a las rotulaciones, primando el ideal de libertad, el reconocimiento de los valores democráticos de significados políticos, algunos grandes desconocidos pero muy valorados, en línea con el pensamiento intelectual que identificaba la enseñanza como bastión irrenunciable en la conquista de la libertad, y algún que otro reconocimiento local donde se valora a las personas por su proximidad al pueblo, aunque también en algunos se emborracharan ideológicamente. 

5. En este quinto tiempo, coincidente con la dictadura franquista, la rotulación de las calles está motivada por primero por revanchismo, y de forma generalizada, siguiendo consignas y pautas de la propaganda política y guerra sicológica aprendida de los nazis y normalmente nacidas muy lejos de aquí, son realizados en su gran mayoría desde las primeras sesiones que celebra la Comisión Gestora Municipal el 2 de octubre y el 25 de diciembre de 1936. Es una época que, en lo local, tiene un marchamo más falangista que franquista, como queda demostrado por el perfil de los homenajeados. 

6. El último tiempo, desde la transición hasta después de la aprobación de la Constitución Española, en que se inicia un revisionismo controlado desterrando los rótulos indiscutiblemente fascistas, si bien dado que aún perduran los miedos por la lenta consolidación del sistema democrático, no se restituyen rotulaciones que podrían entenderse ajustadas al interés general, y en ocasiones se buscan argumentaciones ambivalentes, donde es más valorado el cargo ocupado que el perfil de quien lo ostentó.

Estos seis tiempos conforman la cronología que reflejan los rótulos de nuestro callejero histórico, que en distintos casos no atienden al denominador común que la memoria colectiva de los vecinos reconoce como propio, como curiosamente se hiciera en los primeros tiempos de nuestra microhistoria como pueblo, y sin pretender entrar en el debate si aquellos que se refieren a personas son merecidos o no. 
__________________
Fuente: "Calles con historia como Penny Lane", Parte Tercera de mi libro Silencios rotos. El desflorillado de la historia aruquense, ed. digital 2012 - MDC Silencios rotos : el desflorillado de la historia aruquense

No hay comentarios:

Publicar un comentario